Saltar al contenido

Navegar a vela.

febrero 17, 2019

Cuando pronunciamos la palabra navegación, de entrada ya nos produce respeto y en muchos casos hasta pavor. Los conocimientos necesarios para la navegación a vela, tanto las herramientas para tal fin, no suelen ser fáciles de conseguir, ya sea por precio en caso de aparejos, o tiempo en el caso de los conocimientos necesarios o títulos para poder empezar.

Pero nada mas lejos de la realidad, el mar muchas veces no exige mas que sentido común y unas herramientas bastantes sencillas. Cuando te echas a la mar en una travesía a vela, lo básico que necesitamos saber  es la posición y el rumbo, esto es precisamente el significado de la palabra navegación.

Si vas en alguna embarcación, y le preguntas a alguien dónde estamos y en que dirección vamos, ten por seguro que esa persona sabe navegar. En este articulo vamos a enseñarte lo mas básico que necesitas saber antes de echarte a la mar, y los aparatos que necesitas como mínimo para tal fin.

Por supuesto haremos un repaso a las tecnologías mas básicas usadas hace tiempo, para luego llegar a los aparatos actuales y mas sofisticados. También hablaremos de la navegación con mal tiempo y en condiciones difíciles, por la noche, con niebla o tormenta. Por supuesto te vamos a recomendar los aparatos que deberás llevar en tu embarcación a vela y las marcas que nosotros consideramos mejores en relación calidad precio.

Las tres máximas en la navegación.

  1. Nunca confiar de una única técnica o aparato, necesitas llevar siempre algo de reserva, por si lo primero falla o simplemente no funciona cuando lo necesitas.
  2. Antes de salir a la mar, prever lo peor, es decir ponte en el peor de los casos, deja el optimismo a un lado y asegúrate que podrás salir ileso de cualquier situación. Esto quizás te pueda parecer alarmista, pero en el mar no hay segundas oportunidades.
  3. El orden, se sistemático, si sigues estos tres puntos y usando el sentido común, cualquiera puede navegar con seguridad.

Cursos de navegación a vela.

Muchas personas piensan que obteniendo el PER (patrón de embarcación de recreo) ya tienen casi todo el trabajo echo, y en cierto modo es verdad, puedes estar preparado para salir a la mar con una pequeña embarcación, con un montón de teoría y bastante práctica, pero te podemos asegurar que en caso de fallos en los sistemas de posición, o cosas similares, es la experiencia y los cursos específicos, lo que te ayudarán a salir ileso de situaciones complicadas.

Nosotros te recomendamos, que a parte de la titulación náutica necesaria, si tu idea es comprar un pequeño velero, primero hagas un curso especifico para tal fin.

Travesías en veleros.

Antes de zarpar, tenemos que hacer una comprobaciones muy básicas. Comprobar que tenemos las cartas de navegación necesarias, y por supuesto todo el material necesario para estar a salvo, tipo: 

  • Chalecos salvavidas para toda la tripulación.
  • Extintores.
  • bengalas.
  • Luces de navegación.

Por seguridad cualquiera que no sepa nadar, deberá llevar siempre puesto el chaleco salvavidas, y en el caso de tener mal tiempo lo ha de usar toda la tripulación. Da igual que tipo de sofisticado instrumental llevemos a bordo instalado, lo mas recomendable es llevar también las cartas de navegación, en nuestra web tenemos un post donde explicamos que son y como usarlas, pero para resumir un poco, son como un mapa de carreteras, con símbolos que te van a ayudar a comprender lo que te rodea, la costa y además tiene espacios para tus anotaciones y cosas que no consten el la carta y puedas ir dibujando.

El las cartas de navegación por ejemplo verás rocas, tanto las que están sumergidas como las que sobre salen en la superficie.

Los prismáticos, otro indispensable para la navegación.

Nosotros no aconsejamos entrar en un puerto desconocido sin hacer antes una inspección visual o sin tener cerca la carta detallada. En el caso de los prismáticos, casi todos se clasifican son dos números, el primero nos informa de los aumentos. Los que poseen mas aumentos y si los usamos encima de nuestra embarcación los objetos mas lejanos se moverán demasiado en el horizonte, cosa que tienes que tener en cuenta. El segundo de los números es el que nos informa de la luminosidad de las ópticas, algunos serán mejores en el crepúsculo o por la noche, otros serán mejores por el día.

Material de navegación a vela.

Cuando profundicemos un poco mas en este articulo hablaremos de las maravillas tecnológicas que actualmente existen, pero nos gustaría enseñarte a navegar primero con los componentes mas básicos, recuerda que si nos ponemos en lo peor, esto nos va ha resultar muy útil, por no decir que puede salvarnos la vida. Lo mas básico es la navegación por estima, pasando el rumbo del compás a la carta de navegación, como su propio nombre indica es una estimación de la posición, que se basa en las observaciones, observaciones que proceden del compás magnético, el cual nos indica siempre el norte magnético, en el veremos que los grados están escritos sobre una plataforma circular llamada rosa, y que el cristal actúa como lupa, la rosa se mantiene quieta mientras la embarcación gira. La bola del compás esta llena de un liquido viscoso el cual a de estar libre de burbujas.

Alrededor de la rosa del compás hay unas agujas verticales “lineas de fe” estas permiten gobernar a un rumbo o tomar la dirección magnética de algún objeto lejano, esto es algo que en el mar se llama marcación.

Existen dos formas de seguir o gobernar un rumbo, una de ellas es usando una referencia visual entierra, o la otra es siguiendo el numero del compás, de cualquiera de las dos formas hay que disponer de una carta de navegación a bordo, para asegurarnos que navegamos por aguas libres de peligros. Cuando usamos el compás para la navegación el rumbo hacia que nuestro barco se dirige, es el numero que esta mas cerca de la linea de fe. Cuando eres tu el que tiene el timón, tampoco hay que obsesionarse con el compás, puedes ir mirando el horizonte, las velas, y no centrarse solo en mantener el rumbo de forma milimétrica,  con llevar un rumbo aproximado es mas que suficiente.

Como se calcula el rumbo.

Los dos objetos mas usados para tal fin son, las reglas paralelas y un transportador.

 

La forma de usar estos dos objetos seria, colocar uno de los lados de la regla paralela sobre la  linea, y luego trasladamos la regla por la carta hasta el centro de la rosa, ya solo nos quedaría leer la cifra del circulo interior en el sentido en el que vamos a ir para saber el rumbo. Evidentemente estamos hablando de navegación básica, en la que te recomendamos profundizar algo mas. Pero evidentemente hoy en día la tecnología nos lo pone mucho mas fácil, que no barato.

Navegación moderna con aparatos.

Al fin y al cavo, estos modernos aparatos para la navegación, se basan el los mismos cálculos que hemos mencionado antes. El mas simple de estos aparatos es el llamado Radiogoniometro, con este aparato podemos medir el ángulo de demora a la que se encuentran las emisoras llamadas radio faros. Una de las mayores ventajas de este aparato es que funcionan a grandes distancias.

El radar, es uno de los instrumentos mas antiguos pero sin lugar a dudas uno de los mas útiles cuando navegamos cerca de tierra, en la actualidad existen equipos de radar económicos y muy compactos, los cuales son la mejor opción para embarcaciones de talla media. 

Antes de comprar un radar, debes saber que estar seguro de que sabes la interpretación de lo que te muestra, ya que en caso de una colisión sera determinante la responsabilidad que tienes si sabes o no interpretar los datos del radar. Existen sentencias judiciales que han declarado culpable al patrón del barco que no usaron bien el radar.

Radar nautico

Enseñarte aquí el uso correcto del radar nos resultaría casi imposible, ya que existen cursos específicos al respecto, pero si podemos darte las reglas mas básicas del uso del radar. El radar manda unas ondas a través de un antena llamada escaner.

Escaner

Dichas ondas rebotan en los objetos que encuentra, estos ecos vuelven a la antena la cual los transfiere a la pantalla del radar, donde según el modelo aparecen de una forma u otra en la pantalla. De echo el radar son unos ojos extras que ven mas allá del horizonte, en la oscuridad e incluso con niebla, pero ojo no cuando llueve, la lluvia crea una cortina de falsos ecos que nos puede confundir.

Navegar sin luz solar, en días oscuros o navegar en una tormenta.

Para navegar en algunas de estas condiciones por supuesto lo primero que necesitamos es mucha experiencia, pero no imposible para los menos experimentados, lo principal es no confiar única y exclusivamente en la electrónica, aquí es donde de verdad valen los consejos que antes te dimos.

Por ejemplo si vemos una luz verde procedente de una boya, sabemos que hay que dejarla a babor al entrar en un puerto y a estribor si es roja. La luz blanca marca el centro del canal. Algunos faros muestran un sector de luz roja, la cual advierte que el peligro está bajo el sector rojo, es decir, un barco que vea la luz roja está cerca del peligro.

Cuando navegamos de noche o con poca visibilidad o lluvia, es mejor navegar de una bolla a otra haciendo zig zag entre ellas. Si sabemos la distancia entre las dos boyas y calculamos el tiempo, podremos saber sin ningún tipo de aparato mas a que velocidad navegamos. Del mismo modo si vemos una luz roja en alta mar, sabremos que es el costado de babor de otra embarcación y verde será el de estribor.

Conclusiones y para terminar.

Si practicamos con el compás, las cartas y la electrónica vamos a adquirir mucha confianza para gobernar nuestro barco en condiciones normales, pero ten en cuenta que hay momentos que este equipo profesional no ofrecen la precisión o la seguridad que se necesita. Lo principal es que el marinero y el patrón del barco usen debidamente el sentido común, revisar las previsiones meteorológicas, conocer el barco en el que navegan, revisar periódicamente los elementos de seguridad y ser responsables a bordo.