Categorías
Blog

La conquista de los Polos

La conquista de los Polos tiene un aura de misterio y aventura que perdura todavía en la actualidad. Esas tierras heladas, esos páramos donde resulta casi imposible que exista vida, siempre han sido un reclamo para hombres aguerridos y valientes en busca de gloria y, de paso , un interés científico.

De estos dos extremos opuestos de la Tierra , el √Ārtico fue el primer destino simplemente por cercan√≠a geogr√°fica a las potencias europeas. Este desaf√≠o desat√≥ una carrera enloquecida y despiadada de decenas de hombres √°vidos de pasar a la historia al conseguir la conquista de los polos. Desafiaron las condiciones m√°s extremas tanto en el √Ārtico como en la Ant√°rtida, pero empecemos por el principio.¬†

Inicios de la exploración

No se conoc√≠a mucho de lo que hab√≠a en el Polo Norte, pero interesaba, y mucho, la idea de un paso navegable que supusiera una nueva ruta comercial entre Europa y los Estados Unidos. La conquista de los polos era un atractivo objetivo. Esta servir√≠a de alternativa al estrecho de Magallanes para cruzar del oc√©ano Atl√°ntico al Pac√≠fico. Durante los siglos XV y XVI se llevaron a cabo varios intentos sin √©xito para encontrar el deseado paso del Noroeste.

mapa del polo norte
Carta del viaje del HMS Hecla & Griper.
De Desconocido – http://libweb5.princeton.edu/visual_materials/maps/websites/northwest-passage/parry-first.htm, Dominio p√ļblico, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=4403717

El paso del Noroeste

A principios del siglo XIX el Almirantazgo ingl√©s se propuso retomar dicha b√ļsqueda. En abril de 1818, el escoc√©s John Ross parti√≥ en misi√≥n , secundado por el teniente de nav√≠o William Edward Parry, a bordo de dos buques balleneros, el Isabelle y el Alexander. Cruzaron el extremo sur de Groenlandia y se internaron en el estrecho de Lancaster. Alcanzaron una latitud de 76¬į 46‚Äô N y, sin saberlo, estaban en la puerta del Paso del Noroeste.

Sin embargo, en mitad de un banco de niebla, Ross crey√≥ ver las cumbres de una cadena monta√Īosa cerr√°ndoles el paso y orden√≥ el regreso a Inglaterra.

Parry volvi√≥ en abril de 1819, comandando dos naves, el Hecla y el Griper, en el primero de sus cuatro viajes al √Ārtico en pos de alcanzar el Polo Norte. No lo logr√≥, pero descubri√≥ que el estrecho de Lancaster no estaba cerrado por monta√Īas.

Hecla y Griper a la conquista de los polos
The Crews of H.M.S. Hecla & Griper Cutting Into Winter Harbour, Sept. 26th, 1819 (Las tripulaciones de H.M.S. Hecla & Griper cortando en Puerto Invierno, 26 de septiembre de 1819.
De Desconocido – The Mariners’ Museum, Dominio p√ļblico, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1989286

Tragedia helada

En 1845 otra expedici√≥n lo intent√≥ de nuevo al mando del contralmirante sir John Franklin, un veterano de la batalla de Trafalgar. Todos perecieron. Franklin, sus hombres y sus barcos desaparecieron, y su destino fue un misterio durante 12 a√Īos.

En 1852, sir Edward Inglefield, comandaba una expedici√≥n de rescate de Franklin, y fue el primero en adentrarse en el estrecho de Smith, un paso navegable en direcci√≥n al norte, m√°s all√° de cualquier registro conocido. Eso le abri√≥ los ojos y vio que era posible navegar hasta un te√≥rico mar polar abierto, y desde ah√≠ al mism√≠simo Polo. Un a√Īo m√°s tarde, Elisha Kane lleg√≥ a√ļn m√°s lejos que Inglefield. Naveg√≥ en el estrecho de Smith, pero el hielo y los fuertes vientos lo forzaron a continuar por tierra. Lleg√≥ hasta el cabo Constituci√≥n, desde donde divis√≥ una enorme extensi√≥n de agua libre de hielo. Era el canal de Kennedy, aunque pens√≥ que hab√≠a alcanzado el mar polar abierto que llevaba al Polo Norte.

Intento de Alemania

Alemania tambi√©n se interes√≥ en llegar al Polo Norte incluso antes de ser un estado como tal. Envi√≥ una expedici√≥n en 1869 siguiendo los pasos de Inglefield y Kane. Las goletas, la Hansa y la Germania, partieron en junio de ese a√Īo, pero por un error se separaron apenas un mes despu√©s.

El Hansa termin√≥ atrapado en el hielo y se hundi√≥. Sus tripulantes sobrevivieron sobre un t√©mpano, en el que construyeron un rudimentario refugio con briquetas de carb√≥n, que naveg√≥ 900 km hasta que las corrientes los acercaron a tierra. Mientras tanto unos pocos tripulantes del Germania, provistos de trineos, exploraron la costa este de Groenlandia y regresaron a Alemania en julio de 1870. En septiembre de 1871, fueron superados por la fallida expedici√≥n estadounidense Polaris, al mando de Charles Francis Hall, que logr√≥ llegar incluso m√°s al norte, a la latitud 82¬į45‚Äô N.

EL descubrimiento de Nares

Sir George Strong Nares fue quien, capitaneando la expedici√≥n √Ārtica Brit√°nica (1875-1876), terminar√≥ con el mito del mar polar abierto.

A bordo del Alert, atraves√≥ el canal entre Groenlandia y la isla de Ellesmere ( actualmente el estrecho de Nares, en su honor ) para descubrir un p√°ramo helado all√≠ donde se esperaba un mar libre de hielo. Es lo que hoy conocemos como mar de Lincoln ( es parte del oc√©ano √Ārtico ) y estaba cubierto por la banquisa, una capa de hielo flotante permanente, que en el √Ārtico alcanza los 15 millones de kil√≥metros cuadrados de superficie durante el invierno. La expedici√≥n intent√≥ alcanzar el Polo Norte a bordo de trineos, pero tuvieron que desistir en su intento por falta del equipamiento adecuado para resistir las dur√≠simas condiciones. A pesar de todas las adversidades, consiguieron llegar hasta los 83¬į20‚Äô26‚Äô‚Äô N, el punto m√°s septentrional alcanzado hasta ese momento.

Barco en busca de la conquista de los polos
De Cropped from image published in H.R. Mill: The Siege of the South Pole, Alston Rivers, London 1905), Dominio p√ļblico, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=8874345

Un poco m√°s al Norte

La expedici√≥n Fram encabezada por el cient√≠fico noruego Fridtjof Nansen, parti√≥ en 1893. Esperaban que la banquisa fuera un medio para conseguir llegar al Polo Norte, aprovechando la corriente del √Ārtico. El Fram era un barco que contaba con el m√°s innovador dise√Īo de la √©poca. Estaba preparado para resistir la presi√≥n del hielo cuando el buque quedara atrapado en √©l. Cuando llegaron a esa situaci√≥n y, tras 18 meses de espera, Nansen no pudo contener su impaciencia y desembarc√≥ junto a Hjalmar Johanssen para intentar llegar al Polo esquiando. No lo consiguieron, pero alcanzaron los 86¬į 10‚Äô N, un nuevo punto m√°s septentrional.

En 1897, el sueco Salom√≥n Andr√©e y otros dos compa√Īeros intentaron hacerlo por aire, a bordo del globo Eagle, pero tambi√©n fracasaron.

Al final, la conquista de los polos se encamin√≥ a la lucha definitiva por alcanzar el Polo Norte . Esta se consum√≥ tras un despiadado mano a mano entre dos estadounidenses: Robert E. Peary y Frederick Cook.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *